#liberenloslibros

No soy el editor de una revista que va a quebrar.

Tampoco estoy en contra del gobierno, ni estoy 100% a favor.

Algunas cosas están bien, otras están mal.

El bloqueo a los libros está mal.

¿Por qué?

Porque no es una medida que pretenda fomentar la industria nacional. Lo único que pretende es solucionar un tema de divisas. La persona que está detrás del bloqueo no acepta ni promueve ningún diálogo para planificar un crecimiento en la industria gráfica nacional. Lo único que busca es que se exporte. Lo que sea. Ropa, comida, lo que sea.

¿Pero por qué?

Porque el bloqueo es una acción inmediata, con resultados inmediatos. Es el beneficio de la violencia. Pocas cosas la superan en rapidez.

Un plan para incentivar la industria gráfica y la industria editorial lleva tiempo, e implica conocer el mercado editorial.

¿Qué particularidad tiene el mercado editorial?

Estas son algunas:

-Que la importación es algo inherente. No todos los libros tienen un mercado tan grande como para poder hacer una tirada de 2.000 ejemplares. Muchos libros se traen de a pocas cantidades por vez, a medida que se van vendiendo. ¿Entonces eso quiere decir que esos “pocos” libros no importa que falten? No. Los libreros lo saben muy bien. El grueso de la venta de una librería no es el bestseller. Es el “catálogo”. Esto es: se venden más libros de a un ejemplar, sumándolos todos, que lo que venden las novedades del momento.

-Que no es tan sencillo editar e imprimir un libro acá. Hay cuestiones de derechos y de contratos que hay que negociar previamente. Además no todas las editoriales están instaladas en el país.

-Lo mismo para exportar. Son negociaciones que llevan tiempo y dependen de una capacidad de industria gráfica competitiva.

-Además no todos los libros pueden ser exportados. Muchas temáticas son locales y no interesan en el exterior. Casualmente, hoy en día, estos son los libros que tienen tiradas más grandes.

¿Pero qué es esa diferencia entre industria gráfica e industria editorial?

Resumiéndolo mucho sería así. El autor no escribe un libro. El autor escribe un “manuscrito”. Es el editor el que lo convierte en un libro. ¿Qué quiere decir esto? Que lo que se entiende por “libro” es el “manuscrito” más todo el trabajo que le pone encima el editor: corrección, pertenencia a un catálogo, diseño de tapas, traducción, etc…

Entonces la industria gráfica lo que hace es crear un objeto físico, el libro, al que el editor dotó de carga simbólica. Por supuesto, todo arranca con el manuscrito, con el autor.

¿Entonces fomentar el crecimiento de la industria gráfica…?

Ayudaría a que la industria editorial tenga más herramientas para negociar contratos y ediciones nacionales. Pero para eso hay que poder imprimir en el país.

¿Y por qué no se imprime todo acá?

Porque al ser más barato imprimir afuera la industria gráfica nacional no está tan desarrollada. Por ejemplo hoy no se pueden imprimir libros de tapa dura, o de papel ilustración, o de distintos formatos. Se “editan” acá, pero se mandan a imprimir a otros países.

Falta papel, faltan máquinas, falta en definitiva un plan que la haga crecer. Que la haga más competitiva y permita exportar a un precio que los demás países estén interesados en comprar. Y eso lleva años.

Imprimir en el país siempre implica grandes tiradas y ya dijimos que no todos los libros tienen un mercado tan masivo.

¿Y por qué nadie habla del bloqueo? ¿Por qué lo poco que leí es que era una medida para fomentar la industria nacional?

Por la misma arbitrariedad con que se detuvieron todos los libros y no permiten sacarlos de la aduana. Importar libros es legal y todos los libros retenidos cumplen con los requisitos y papeles en regla. Y sin embargo no permiten sacarlos. ¿Amparados en alguna ley? No. Justamente. Cuando alguien tiene el poder para hacer algo así, tiene el poder para hacer muchas más cosas. Por ejemplo que nadie hable del tema.

O por ejemplo permitir que una revista sea liberada porque la movida que se generó en internet molestaba. Se bloquean a dedo y se liberan a dedo.

¿Pero, entonces, los editores quieren o no quieren imprimir acá?

Por supuesto que quieren, y estarían dispuestos a dialogar para armar un plan en conjunto, que llevará unos años, para que crezca la industria nacional.

Pero repito, detrás del bloqueo no hay un interés en que se imprima en la Argentina. Lo único que se busca es nivelar la balanza de las importaciones y exportaciones. Pretenden que se exporte la misma cantidad de libros que se importan. Perdón, en realidad no se pretende que se exporten libros, puede ser cualquier cosa, mientras la relación sea uno a uno.

Para terminar:

Este texto está escrito para que entiendan lo complejo de la situación. Es apenas un acercamiento a un tema que necesita mucho más desarrollo. Lo importante es que entiendan que el bloqueo a los libros no es nada bueno y no soluciona nada de fondo. Y que la decisión que esto continúe no está solo en las manos del gobierno. Hagan circular este escrito. Hagan circular #liberenloslibros.

J.C. Mardrus